Soy ratón de tu ratonera

Me había resignado a atisbar los días jurando olvidar tu voz, tu cabello, tus ojos, el sonido de tu risa golpeando el viento… tus guantes, tu chalina, tu mirada llena de luz, tu sonrisa traviesa, tal vez sin querer.