Austenland: el sueño de toda chica enamorada de Mr. Darcy

Jane Hayes es una chica que no ha tenido suerte en el amor, tiene más de treinta años y se le dificulta encontrar a un hombre que llegue a satisfacer su corazón; ya que está obsesionada con Mr. Darcy y el amor de la época de Regencia.

Por ti, Gilbert

Imposible no enamorarse de Gilbert Blythe y de Green Gables si te das una vuelta por Avonlea.

La locura del amor: Dilwale Dulhania Le Jayenge

Dilwale Dulhania Le Jayenge (1995) es, diría yo, mágica; porque tiene un argumento clásico: dos personas que se encuentran de casualidad, pero que pareciera obrado por el destino tal momento.

María Antonieta y su soledad

Una película extraña, con un inicio bastante creíble y perfecto para entender a una chica… una ternura que no se le puede negar a la joven Marie Antoinette y un destino que le fue escrito por otros, al que trató de enfrentar con las armas que la corte le dio.

Entre el cielo y todo lo demás

All This, and Heaven Too: Drama de época, ambientada en París, durante el reinado de Luis Felipe I (siglo XIX), la joven Henriette Deluzy llega a una mansión llena de conflictos familiares y una tensión violenta entre el Duque de Praslin (Charles Boyer) y su esposa Fanny Sebastiani (Barbara O´Neil), ella locamente enamorada de él, obsesión que la llevó a su fin.

Mi palabra favorita es «Serendipity»

Una noche cercana a la Navidad, luego de un pequeño viaje, unos guantes unen el destino de Jonathan y Sara. En aquellas primeras palabras, se dan cuenta de ese encuentro fue planeado por la vida, pero Sara duda y por eso sigue las “señales” que en el momento se presentan, sumados a una serie de acciones como escribir sus teléfonos en objetos inusuales. Se despiden y dejan que la suerte y esas señales que dejaron en el viento los una si es que tiene que ser así.

10 años de Pride & Prejudice… Sigamos soñando

¿Qué chica que haya leído Orgullo y Prejuició no se enamoró perdidamente de Mr. Darcy?… Sí, yo sé, Jane Austen arruinó nuestras expectativas de encontrar al hombre de nuestros sueños. Es así que cuando terminé de ver la película dije: «Y ahora… ¿qué carajos hago?».