Por ti, Gilbert

¿Amigos?, pensé que éramos almas gemelas.

 

Desde que tengo memoria adoro las historias de época, las épicas y las del tipo bíblico… No sé, era tan mágico meterme de lleno en aquellas películas que veía… y mientras todos hacían sus vidas, yo me deleitaba con dramas de romance, llantos y finales –casi siempre– felices. Con cuentos y leyendas, con fábulas y animes. La niñez tiene que tener algo de dulzura, al menos.

El colegio, sobre todo en la secundaria, era un caso como lo viera y regresar a casa era algo (bastante) pesado en verano, pues la salida de clases se cruzaba con el esplendor del sol en su apogeo. Casi siempre regresábamos las tres: mi prima, mi hermana menor y yo. Como en una escalerita veníamos entre riendo y juntando las monedas restantes para comprar marcianos o algo helado que nos sacara del apuro… ¡Vaya que el sol era fuerte!

Por una casualidad y virtudes de mi televisor, en el 2007 descubrí PaxTv, un canal católico que incluía en su programación una variedad de películas y miniseries que me enamoró: la mayoría eran –obviamente– de tipo bíblico o relacionado a este; aunque también de época, romances y dramas. Era, entonces, mi deleite y un respiro de la programación nacional que, francamente no me llamaba mucho por las tardes.

Anne
Anne Shirley, interpretada por Megan Follows en la película de 1985  /  Imagen: ovguide.com

Siempre me gustó almorzar viendo ‘la tele’, es por ello que ‘Pax’ se convirtió en mi canal predilecto (casi único de no ser por uno que otro programa rescatable de los demás). Creo que fue un lunes a eso de las dos de la tarde, cuando tenía en frente una historia enternecedora, esta venía con mucho cielo, valores, calidez y paisajes idílicos. Al principio pensé que era una miniserie porque la dieron como dos semanas. La trama iba de una pecosa niña de trenzas pelirrojas, parlanchina y con una imaginación con la que me identifiqué al toque. Su nombre: Anne Shirley, encarnada maravillosamente por Megan Follows.

La pequeña niña había sido adoptada por una pareja de hermanos algo mayores: Marilla (Colleen Dewhurst) y Matthew Cuthbert (Richard Farnsworth), ambos con bastante temple y dueños de esas miradas un tanto apagadas. La película empieza ya con un problema: Anne es una chica sin hogar, por lo que ha pasado su vida ansiando encontrar un lugar donde la quisieran. Por error la enviaron a casa de los Cuthbert y Marilla, quien lleva las riendas, no tiene intención de quedarse con ella; aparte, la niña habla mucho y su lengua va más rápido que su mesura, es atolondrada y no sabe rezar.

Ante este dilema, Anne se siente en las profundidades de la desesperación y empieza con su drama. Luego de intentar devolverla al orfanato, Marilla prefiere que se quede un tiempo para estar a prueba. Tal vez vio en aquella chiquilla el alivio a la soledad que inundaba Green Gables. Como el cielo tiene intenciones de que estos tres personajes encaminen juntos sus vidas, después de algunos problemas y enredos más, terminarán por convertirse en una adorable familia.

Matthew-Silence-01

Annematthewriding

02

Me alegré mucho por los hermanos, Anne les trajo una felicidad que les estuvo negada por años. Y claro, sería un pecado terrible no mencionar ya al chico de mis sueños: Gilbert Blythe, interpretado por el adorable Jonathan Crombie y sus cautivantes ojos.

tumblr_mnpzpib6PQ1rnsm14o2_r1_250

Desde el principio es el chico que roba el corazón con un solo guiño (a todo esto, bastante mandado 😛 ). Gilbert era dos años mayor que los demás muchachos de la escuela, tal vez por ello sumaba un poquitito a que fuera el más atractivo, me explico: mayor=madurez (un poco más, al menos). Amé esa carrera en la que se conocen, cuando empezaron a competir… Ahhh… esos días de colegio y adolescencia. Bueno, como iba, desde el mismo inicio de su trato era más que obvio que había cierta atracción; pero ella tenía aún muchos reparos en siquiera dejarlo ser su amigo.

Me sedujo todo del muchacho: su  constancia, su romanticismo, su peculiar forma de aparecer siempre en la vida de la curiosa Anne de Green Gables. Es por ello, tal vez, que la historia me atrapó al instante: por reflejar esa lucha entre el chico guapo, inteligente y popular que se enamora de la chica tal vez no más bonita de todas, pero sí la más interesante y que, aparte, compite con él en cada examen. Go, go, girl!

(Awww… Estas historias acabarán conmigo. Se va a un rincón un toque).

Ja, ja. ¿Y cómo no recordar esta querida escena?

Bien, como seguía. Avonlea es un lugar con un sublime cielo claro y mucho campo, trabajo y personajes peculiares, cuyos valores podrían servir de ejemplo, al menos muchos de ellos: no siempre todos son los buenos buenos. En la Isla del Príncipe Eduardo transcurren las travesuras de Anne y su amiga Diana Barry (Schuyler Grant), a la que considera desde que la conoce su amiga íntima, su alma gemela… Olvidé decir que esta es una historia de almas gemelas.

Anne_and_diana

Anne Shirley es una chica que vive de su imaginación, que ve el mundo como es, pero también como podría ser; que le cambia el nombre a los paisajes hermosos pues pintan una marea de historias en su mente. Loca y adorable, cálida y capaz de mover y conmover a cualquier corazón endurecido por la realidad, el dolor y la vida misma. A veces creo los corazones así de cálidos existen.

Gilbert es un sueño y –para nuestro deleite– anda por la tierra llamando a la puerta de la tierna protagonista. ¿Qué adoraba más de su relación? Pues que ella era su competencia directa académica… que se sacaban los ojos en los exámenes y en el puntaje final de cada año. Ambos en un lugar que pareciese haber ideado todo para juntarlos y encaminarlos para ser felices.

¿Qué es lo curioso? Que para ella, Gilbert apenas y se acerca a lo que es su ideal romántico… Sí, cuando supe eso fue como « ¡Qué! ¿Cómo vas a decir eso? ». Es decir, una acá suspirando por el muchacho y ella rechazándolo (Ja, ja. Me indigno). La verdad pasé años sin saber que las dos primeras películas (Anne of Green Gables, 1985 y Anne of Green Gables: The Sequel, 1987) se basan en las novelas de Lucy Maud Montgomery. Así que apenas lo supe tardé algo en conseguir al menos la versión digital de todos los libros. Aún no puedo leerlos pues me encuentro bastante atrapada (*-*) con la Serie Fitzwilliam Darcy: Un caballero de Pamela Aidan (sí, no puedo dejar a Mr. Darcy… y en vista de haberme resistido bastante a las secuelas, pues, ya era hora de leer Orgullo y Prejuicio desde la perspectiva de él :3 ), pero apenas termine y se me pase la resaca literaria, podré perderme en Green Gables otra vez.

Bien, volvamos con Gilbert ( 😛 ), el muchacho es un cielo y eso queda claro… ¿Quién no carcajeó hasta más no poder cuando Anne le revienta la pizarra en la cabeza? Ja, ja, esas travesuras en el salón de clase, esa inocencia, esas risas… Pero no todo queda en la niñez y adolescencia, esta es una historia que habla de crecimiento. Por ello es que vemos cómo cambian y progresan.

Anne-and-Gil-talking

Sino, recordemos cómo Anne pensaba respecto al tipo de hombre con el que podría casarse. Luego de que Diana se comprometiera con Fredd, Anne duda de si su amiga ha hecho una elección apropiada. Marilla le dice que él es chico adecuado:

— ­¿Quisieras casarte con un hombre perverso?—dice Marilla algo contrariada.

— Bueno, no me casaría con un hombre que fuese realmente perverso, pero creo que me gustaría si pudiera serlo y no lo fuera. —a lo que siguen las risitas divertidas.

­— Espero que algún día tengas más sentido común.

El año pasado se me rompió el corazón al enterarme de la partida de Jonathan Crombie ( 😦 ). Era de no creer. Se había ido… con su mágica sonrisa, su pícara mirada y voz de príncipe. Lo quise y quiero, como solo yo me entiendo.

Tal vez por ello no me he aventurado a ver alguna otra película suya, en mi corazón él es y será siempre mi adorado Gilbert Blythe. Y con esa imagen me quedaré siempre, creo. Anne y Gilbert son mi pareja soñada, al lado de Elizabeth y Mr. Darcy, junto a Serena y Darien. A veces viene Mr. Tilney (Northanger Abbey, 2007) a mi mente diciendo que «he tenido una educación peligrosa» y eso se refleja en todo lo que hago, me parece.

Tal vez yo siga atrapada en mis páginas de libros con cuentos y parejas que luchan por estar juntas, en letras de canciones perfectas que sacan lágrimas, en medio de yaravíes que le cantan al amor perdido, a la ausencia de la felicidad, esa por la que batallamos todos los días.

Hace semanas, mi prima, mi hermana y yo terminábamos de ver las tres películas de Anne of Green Gables y al alzarse la imagen del campo y una familia feliz, acabamos lagrimeando, pero contentas. Concluimos que Gilbert era la definición perfecta de un hombre inteligente, romántico, íntegro y guapo; luego una de ellas dijo que los chicos así parecen existir solo en nuestras ilusiones. Me quedó solo atinar que .

Me encariñe demasiado con Green Gables, con ese precioso manto verde siendo bello en todas las estaciones, todo sacado del cuadro pintado de mi corazón. Nada más hogareño que esa casita en medio de su reino crepuscular.

True love

Y cómo seguir sin fantasear con el puente une caminos que aguanta el trabajo y la vida cotidiana; que acurruca el llanto de un amor no correspondido, pero que el tiempo se encarga de endulzar y recompensar.

Aunque la tercera entrega (Anne of Green Gables: The Continuing Story, 2000) dista mucho de los libros, no le quita que sea conmovedora y que siga estando llena de pinceladas mágicas. Tengo la imagen de Gilbert y Anne junto a Dominic paseando por ese apacible lugar que soporta el tiempo, la guerra, la pena… que cobija a sus hijos para tenderles un manto de suspiros con recuerdos hermosos: los pasados, el presente y los que están por venir 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s